Manifiesto

Don.

Regalo.

Recompensa.

La que es feliz.

Todos esos significados son válidos para Makana, al menos para quienes pisan las tierras de Hawaii, donde la montaña de la costa norte de la isla de Kaua’i lleva este nombre, así como muchos de sus habitantes. Y también son válidos para nuestra agencia. Porque comunicar, sin dudas, es un don que tenemos y que nos apasiona compartir. Es nuestro aporte, nuestro regalo a quienes confían en nosotras y nuestro equipo, pero también a la sociedad entera. ¡Todo es comunicación! Y, a su vez, la comunicación es la base de todo, principalmente del entendimiento entre las personas, eso que hace que el mundo avance o retroceda.

Amamos lo que hacemos y por eso lo hacemos con mucha pasión y, presumiendo un poco del significado de nuestro nombre, con mucha felicidad. Porque comunicando somos felices; ideando el mejor plan para que nuestros clientes se comuniquen de manera asertiva con sus propios clientes, somos felices; cuando concretamos proyectos y estrategias que ayudan a una empresa a crecer, vender más o, simplemente, a que su mensaje llegue a destino en tiempo y forma, somos felices.

Dicen que la felicidad está en las pequeñas cosas y que se mide por momentos. No sabemos si esa es la fórmula o no, pero sí sabemos que la comunicación, en todas sus aristas, para nosotras es un don, un regalo que nos dio la vida, que amamos y agradecemos, y que nos ayuda a hacer felices a quienes depositan su confianza en nuestra capacidad para manejar cada aspecto de cómo se muestran y le hablan al mundo.

Somos una agencia boutique de comunicación integral, y trabajamos de manera personalizada y en estrecha relación con nuestros clientes, proveedores, periodistas y todos los que conforman, de una forma u otra, el maravilloso mundo de Makana. Y ahí está nuestra recompensa. Porque todo lo que das, vuelve multiplicado; y todo ese compromiso, pasión y trabajo que le ponemos a cada proyecto nos recompensa con los más maravillosos resultados que hacen felices a quienes nos eligen y, por supuesto, a todo nuestro equipo.

Le ponemos mucho espíritu y ganas a cada pequeño detalle porque, además, parte del ADN de Makana es la proactividad, la creatividad, la celeridad y la capacidad de resolución. Cada uno lo hace a su manera porque somos un equipo diverso, intergeneracional y multidisciplinario. ¡Y todo eso nos enriquece y nos potencia! Y nos permite ofrecer el trato y entusiasmo de una agencia boutique joven, con la experiencia y los resultados de una gran consultora.

Tenemos el don de la comunicación.

Creemos que es un maravilloso regalo que nos dio la vida y que nos gusta compartir con quienes confían en Makana.

Esa confianza es, sin dudas, nuestra mayor recompensa.

Y por todo eso (¡y tantísimo más!) somos felices.

¡Sumate a nuestra felicidad! ¡Te damos la bienvenida!